Como expertos en servicios de mantenimiento y venta de productos de limpieza en Madrid, sabemos bien cómo proporcionar higiene a cualquier espacio así como los productos necesarios para ello. Un buen artículo de limpieza puede facilitarnos mucho la tarea, es el caso de la fregona, un elemento sencillo y muy cotidiano que evita que tengamos que agacharnos y fregar los suelos de rodillas. Hoy queremos hablarte del origen de este singular artilugio que es uno de los objetos de limpieza más usados en todo el mundo, que cuida nuestras rodillas y nuestra espalda sin que seamos conscientes de ello.  

Un palo, unas tiras de algodón y un cubo con agua, son los únicos elementos que componen la fregona. Este "lavasuelos" fue inventado por el español Manuel Jalón en 1956, un ingeniero aeronáutico oficial del Ejército del Aire, que tuvo la idea después de que un compañero le animara a inventar algo para que las mujeres pudieran fregar de pie. Desde entonces, es uno de los artículos estrella en la venta de productos de limpieza en Madrid. 

Para su invento, Manuel Jalón se inspiró en los operarios de la base aérea de Chanute, Chicago (donde había viajado para aprender las técnicas de mantenimiento de los aviones a reacción), que limpiaban el suelo de los hangares utilizando una mopas de palo largo, provistas de tiras de algodón que empapaban y escurrían en cubos metálicos con un sistema de rodillos.

Las primeras unidades se bautizaron como lavasuelos pero finalmente se les asignó el nombre de fregona que es como la comercializamos hoy en Val Servicios, S.L. En 1958, Jalón creó la empresa de fregonas llamada Manufacturas Rodex y en 1964, desarrolló el modelo escurridor que conocemos en la actualidad: un cono encajado en la embocadura del cubo.